fbpx

ADOLESCENTES Y LA ADICCION A LAS REDES SOCIALES Y VIDEOJUEGOS

ADOLESCENTES Y LA ADICCION A LAS REDES SOCIALES Y VIDEOJUEGOS

2019-02-26T11:10:47+00:00

La adicción a los videojuegos y a internet es un problema de actualidad, padres y madres se preguntan si su hijo o hija es adicto a internet o a los videojuegos, o tan solo se trata de una actividad de entretenimiento.

Muchas familias se preguntan; ¿Cuánto tiempo debo dejarles jugar? ¿Noto que se ponen muy nerviosos, es normal?, pasa muchas horas chateando ¿es normal?…

¿Cuándo empieza a convertirse en un problema el uso de la tecnología?

La organización mundial de la salud, ha considerado la adicción a los videojuegos una enfermedad mental.

En la actualidad, internet y los videojuegos forman parte de la vida de los niños y jóvenes, ignorarlo sería poner una venda en los ojos a nuestra realidad social.

El problema es cuando comenzamos a dedicarle más tiempo de lo normal.

El uso de la tecnología se puede empezar a considerar problemático cuando una persona tenga la edad que tenga resta tiempo y recursos a sus relaciones personales y responsabilidades,  para dedicarlos al mundo online.

Por tanto, podremos hablar de adicción a los videojuegos o a internet cuando dicha actividad interfiere en la vida diaria de los jóvenes.

Entre los síntomas de la adicción a los videojuegos y a internet, destacamos los siguientes:

1. Aislamiento social

La adicción a los videojuegos y a internet potencia el aislamiento social, que se traduce en la pérdida de contacto con amigos y familiares. A su vez, el aislamiento social puede ser una de las causas que lleve a la adicción a los videojuegos o a internet, ya que estos pueden ser tanto el entretenimiento solitario con el que emplear el tiempo obteniendo placer a cambio, como un medio con el que interactuar indirectamente con otras personas (en el caso de los juegos online o de las redes sociales).

2. Empeoramiento del rendimiento académico

El tiempo dedicado a jugar o a las redes hace que no se invierta tiempo y esfuerzo en estudiar, lo cual repercute en el rendimiento académico y retrasa el aprendizaje.

3. Uso de internet y de las partidas de videojuegos como conducta compensatoria

El uso de internet y de los juegos puede ser un recurso para canalizar el estrés y la ansiedad derivados de otros problemas del día a día, en el colegio o en casa.

4. Pérdida de la noción del tiempo

La adicción a los videojuegos y a internet hace que se pierda el control de la gestión del tiempo, de modo que la capacidad para saber las horas que han pasado, disminuye.

6. Estallidos de ira ante limitaciones para jugar o estar en redes

Cuando ciertas situaciones hacen que la partida o el tiempo de estar en redes terminen o se vean entorpecidas, esto genera un nivel de frustración que puede derivar en estallidos de ira o incluso en agresiones físicas contra otras personas, así como en golpes contra partes del inmueble u objetos.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

Si somos padres y sospechamos que nuestro hijo le dedica demasiado tiempo a los videojuegos o a internet y no lo puede controlar, lo principal es pedir ayuda. Muchas veces, puede que se nos escape de las manos. El mayor problema cuando se trata de los jóvenes, es que debemos trabajar con ellos el autocontrol.

No es de extrañar que no lo vea como un problema y se ponga a la defensiva. Por consiguiente será principal que sea capaz de conocer o reconocer que tiene un problema.

 Aun así, sí existen ciertos consejos que nos pueden ayudar a evitar que este problema surja o se agrave:

– Establecer un horario y cerrar la cantidad de tiempo que el joven dispone para jugar y para internet.

– No romper bruscamente el juego o el tiempo de internet, darle un tiempo para que finalice, por ejemplo, dándole unos minutos para finalizar el juego, advirtiéndole en ese tiempo, que  se aproxima el final. 

– Mezclar el tiempo lúdico con otros juegos que se realicen en la calle o espacios diferentes del de la casa, como deportes o actividades de ocio con padres o amigos y amigas.

– Siempre mantener una actitud cercana y comprensiva con los jovenes, dialogando, razonando y negociando.

Es importante estimular en nuestros hijos,  el valor que tiene la comunicación directa por encima de la comunicación por parte de objetos tecnológicos, y en lo posible postergar al máximo el acceso a redes sociales u otros

Si vemos que no conseguimos avances y seguimos teniendo dudas o se siguen sucediendo situaciones de conflicto, acudir a un profesional puede darnos esa ayuda que necesitamos.

Podéis encontrar ayuda especializada en adicciones juveniles en Clínica Hegoak así como todo tipo de servicios enfocados en  psicología juvenil. 

Clinica Hegoak se encuentra en Askatasun Etorbidea 2A, Durango, Bizkaia